Tabaquismo y piel

Cáncer de labioEl envejecimiento prematuro y el cáncer de la piel son afecciones dermatológicas con frecuencia presentes en las personas fumadoras.

Son varios lo factores responsables tales como los radicales libres y diversos elementos químicos provenientes del tabaco, muy dañinos e incluso destructivos para las células.

Las arteriolas por donde llega la irrigación y la nutrición de la piel de igual modo son muy afectadas en los fumadores.

Este tejido es víctima directa del humo ambiental pero al mismo tiempo es afectada indirectamente por las sustancias tóxicas transportadas hacia ella por vía sanguínea.

TABACO Y CIRUGÍA

Cuando hay tiempo, los pacientes necesitados de una operación quirúrgica deben suspender el consumo de tabaco por lo menos cuatro semanas antes y cuatro semanas después del acto quirúrgico.

Los tóxicos derivados de esta venenosa planta y especialmente la nicotina, demoran la cicatrización de las heridas y son capaces de provocar diversas complicaciones postoperatorias incluso la dehiscencia o apertura de las heridas operatorias ya suturadas

TABACO Y CÁNCER DE PIEL

En el humo del tabaco existen varias sustancias cancerígenas y además, la nicotina posee efecto inmunosupresor.

Estos factores son de elevado riesgo para la aparición de un cáncer en los lugares del cuerpo humano en contacto directo con el humo del tabaco.

El cáncer llamado carcinoma espinocelular de los labios o de la cavidad oral aparece con mucha mayor frecuencia en los fumadores, 80-90% de los casos, con un riesgo más elevado en el sexo femenino.

Los adictos al tabaco pueden presentar zonas oscurecidas en la mucosa oral llamada “melanosis del fumador” de color café, gris o negro debido a los depósitos en ese territorio del alquitrán contenido en el humo.

En estos casos se recomienda abandonar inmediatamente la adicción y someterse inmediatamente a un examen médico para descartar un cáncer.

SE PIERDE LA ESTÉTICA FACIAL

Los fumadores suelen presentar repulsivo mal aliento y una pigmentación amarilla de la cara, los dedos, las uñas de las manos y de los dientes con disminución de los sentidos del gusto y del olfato y cambios desfavorables de la voz con frecuente ronquera.

Alrededor de los 35 años en quienes fuman desde la adolescencia o temprana juventud, existe deshidratación de la piel de la cara y suelen aparecer evidentes arrugas alrededor de los ojos y de la boca.

Se aparenta más edad pues la piel del rostro se vuelve opaca, hay acentuación de las arrugas y aparecen evidentes ojeras.

PREVENCIÓN ANTE TODO

Cuando aun hay tiempo, abandonar de forma definitiva y radical la adicción al tabaquismo es la única medida que puede detener e incluso revertir tales deterioros de la piel.

La salud es un asunto personal de cada persona. Y una forma de garantizar el futuro es dejando de fumar.

Autor: M.Sc.Dr. Alberto Quirantes Hernández

          Master en Ciencias y Profesor Consultante

          Jefe del Servicio de Endocrinología

          Hospital Docente "Dr. Salvador Allende"

          La Habana, Cuba.

          E. mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla