Asciende a 157 el número de muertes en inundaciones en Alemania y Bélgica

Las fuertes lluvias e inundaciones reportadas en Alemania y Bélgica desde el lunes pasado han dejado hasta el momento 133 y 24 muertes confirmadas, respectivamente.

A pesar de los esfuerzos de los rescatistas, en Alemania aún se reportan cientos de desaparecidos en el que ha sido el peor desastre natural en esa nación desde las mortíferas inundaciones de 1962, en Hamburgo, cuando fallecieron más de 300 personas.

El centro nacional belga de crisis, que coordina en esa nación los esfuerzos de rescate, dijo en un comunicado que el número de fallecidos aumentará en las próximas horas y días. En Bélgica se reportan desaparecidas alrededor de 20 personas.

Las autoridades alemanas evacuaron a alrededor de 700 residentes del pueblo de Wassenberg, cerca de Colonia, luego de que una presa del río Rur se rompiera la noche de este viernes.

El alcalde de esa localidad, Marcel Maurer, dijo que “los niveles de agua se han estabilizado desde anoche”, pero “es demasiado pronto para dar el visto bueno, pero somos cautelosamente optimistas”.

Sin embargo, la presa Steinbachtal, en el oeste de Alemania, seguía en riesgo de romperse, informaron las autoridades después de que unas 4 500 personas fueran evacuadas de sus casas río abajo.

Debido a la magnitud del desastre, el Ministerio Federal de Defensa alemán declaró este viernes el estado de catástrofe militar, una medida que permite a los uniformados tomar decisiones en el momento.

La Bundeswehr (Fuerzas Armadas alemanas) está ayudando en seis distritos: Hagen y Mettmann, en el estado de Renania del Norte-Westfalia, y Tréveris-Saarburg, Ahrweiler, Daun, Bitburg-Prüm, en Renania-Palatinado.

Las inundaciones, que han afectado sobre todo los estados alemanes de Renania-Palatinado y Renania del Norte-Westfalia y el este de Bélgica, dejaron sin electricidad y comunicaciones a comunidades enteras.

En la nación belga, los niveles de agua en las zonas más afectadas cayeron lentamente, aunque el centro de crisis advirtió que la situación podría empeorar en la tarde a lo largo del río Demer, más cerca de la capital, Bruselas, con unas 10 casas en peligro de destrucción.

El primer ministro belga Alexander De Croo y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, visitaron este sábado algunas de las zonas más afectadas del país.

En los Países Bajos, los servicios de emergencia permanecieron en alerta máxima por la crecida de los ríos, que amenazaban ciudades y pueblos en toda la provincia sureña de Limburgo.

Decenas de miles de habitantes de la región fueron evacuados durante las últimas 48 horas, mientras soldados, bomberos y voluntarios trabajaron durante la noche del viernes para reforzar los diques y prevenir las inundaciones. Hasta la mañana del sábado, no se han reportado víctimas en suelo holandés

Los científicos que analizan las intensas lluvias dijeron que determinar el papel que ha tenido el cambio climático en este desastre natural demorará al menos varias semanas.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.