Beryl toca tierra en Texas y deja sin servicio eléctrico a más de un millón de clientes

| |

Los cortes de electricidad se acumulaban en la costa de Texas después de que Beryl tocó tierra este lunes y azotó Houston con intensos aguaceros y potentes vientos en su camino tierra adentro, luego de dejar un rastro de destrucción en México y el Caribe.

Más de un millón de clientes estaban sin electricidad horas después de que Beryl llegó a tierra, según CenterPoint Energy, en Houston. Las crecidas no tardaron en bloquear calles esa ciudad y se mantenían las alertas por inundación en una amplia franja de la costa texana.

Se esperaba que Beryl remitiera a tormenta tropical el lunes y a depresión tropical el martes, según el Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés), que preveía un giro hacia el nordeste y que empezara a desplazarse más deprisa el lunes y el martes.

El meteoro llegó a Estados Unidos tras dejar un rastro de destrucción en México y el Caribe. Anteriormente, Beryl azotó México como huracán de categoría 2, pero no dejó muertos ni heridos, y luego se debilitó a tormenta tropical a su paso por la península de Yucatán.

Antes de llegar a México, Beryl causó destrucción en Granada, Jamaica, San Vicente y las Granadinas, Barbados y Venezuela, dejando en total 11 personas muertas.

La tormenta llegó a territorio de EE.UU. como huracán de categoría 1 en torno a las cuatro de la mañana, hora central de Estados Unidos, unos 137 kilómetros (85 millas) al suroeste de Houston, con vientos máximos sostenidos de 128.7 kilómetros por hora y desplazándose hacia el norte a 19.3 km/h, según el servicio meteorológico.

En su paso por Texas, se debilitó a tormenta tropical, pero persiste la amenaza de marejada ciclónica desde Port O’ Connor hasta Sabine Pass, incluyendo Matagorda Bay y la Bahía de Galveston, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) de Estados Unidos.

Las aguas empezaron a bloquear carreteras con rapidez en torno a Houston, que volvía a estar bajo alertas de inundación después de fuertes tormentas en los últimos meses que anegaron vecindarios y provocaron apagones en la cuarta ciudad más grande del país.

Más de 1 000 vuelos fueron cancelados en los dos aeropuertos de Houston, según datos de vuelos de FlightAware.

Beryl descargó aguaceros sobre Houston tras llegar a tierra y se espera que lleve vientos peligrosos al este de Texas, cerca de Luisiana, en su ruta hacia el norte.

“Beryl se mueve tierra adentro, pero esto aún no es el final de la historia”, dijo Jack Beven, especialista en huracanes del Centro Nacional de Huracanes.

El sistema volvió a ganar fuerza y recuperó la categoría de huracán el domingo por la noche. El meteoro se había debilitado tras dejar un rastro de destrucción letal a su paso por México y el Caribe.

Se mantuvo la alerta de huracán en la costa de Texas, desde la bahía Mesquite y hacia el norte hasta Port Bolivar, indicó el Centro de Huracanes. Las previsiones apuntaban a que el centro del meteoro pasara por el este de Texas el lunes y después por la zona inferior del valle del Mississippi y hacia el valle de Ohio el martes y miércoles, indicó el NWS.

La gente en Texas cubrió ventanas con tablones y se alejó de los poblados costeros bajo órdenes de evacuación. Conforme la tormenta se acercaba, las autoridades en Texas advirtieron del riesgo de apagones e inundaciones y expresaron su preocupación porque no se habían marchado suficientes vecinos ni veraneantes en la ruta prevista de Beryl.

Los vientos con fuerza de tormenta tropical se extendían 185 kilómetros desde el centro. El Centro de Huracanes advirtió a los residentes que estuvieran preparados para posibles inundaciones repentinas en partes de la región central, el norte y el este de Texas, al igual que Arkansas, a medida que la tormenta gire gradualmente hacia el norte y luego al noreste más tarde el lunes.

A lo largo de la costa de Texas, muchos residentes y propietarios de negocios tomaron las precauciones usuales para tormentas, aunque también expresaron reparos sobre su intensidad.

Las autoridades texanas advirtieron a la gente en toda la línea costera que se preparase para posibles inundaciones, aguaceros y vientos. La alerta de huracán iba de la bahía Baffin, al sur de Corpus Christi, a Sargent, al sur de Houston.

Había un aviso de inundaciones repentinas en una amplia zona de la costa de Texas, donde los meteorólogos esperaban que el meteoro dejara hasta 25 centímetros (10 pulgadas) de agua en algunas zonas.

Beryl, la tormenta que más temprano ha alcanzado la categoría 5 en una temporada del Atlántico, provocó al menos 11 muertes a lo largo de su paso por el Caribe rumbo a Texas. El meteoro arrancó puertas, ventanas y techos con vientos devastadores y marejadas azuzados por una temperatura récord en las aguas del océano.

Tres veces en su semana de vida, Beryl ha ganado 56 km/h de velocidad del viento en 24 horas o menos, la definición oficial de intensificación rápida del servicio meteorológico.

El crecimiento explosivo de Beryl hasta convertirse en una tormenta temprana sin precedentes es un reflejo de la alta temperatura del agua en el Atlántico y el Caribe, y lo que el cinturón de huracanes del Atlántico puede esperar durante el resto de la temporada de tormentas, dijeron los expertos.

En la temporada de huracanes en la cuenca atlántica, que comenzó el pasado 1 de junio, se han formado hasta ahora tres tormentas tropicales con nombre: Alberto, Beryl y Chris.

Este año, el Atlántico tendrá una temporada de huracanes muy por encima del promedio, con la posibilidad de hasta 13 huracanes, de los cuales hasta siete pueden ser de categoría mayor, según la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés) de Estados Unidos.

El pronóstico refleja que este año se podrán formar 17 y 25 tormentas, es decir, con vientos máximos sostenidos por encima de los 62 kilómetros por hora.

(Con información de AP y EFE)

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *