Con Díaz-Canel, multitudinaria marcha popular como homenaje a ocho estudiantes fusilados hace 150 años

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República, encabezó hoy en La Habana una multitudinaria y combativa marcha de estudiantes, jóvenes y pueblo en homenaje a los mártires del 27 de noviembre.

Convocados por el sentimiento y la memoria, fieles a la tradición y a sus raíces, los “pinos nuevos” volvieron a las calles para honrar a los ocho estudiantes de Medicina casi adolescentes, asesinados por el colonialismo español 150 años atrás, y reafirmar para todos los tiempos su compromiso con Cuba, la Revolución y el Socialismo.

San Lázaro abajo, desde la Colina Universitaria, marchó impetuosa la multitud hasta la explanada de La Punta, y ante el monumento a las víctimas de aquel crimen atroz fueron colocadas ofrendas florales del General de Ejército Raúl Castro Ruz, del Presidente Díaz-Canel, el Consejo de Ministros y el estudiantado, los jóvenes y el pueblo cubanos.

Al alumnado de Ciencias Médicas –tradicionalmente protagonista mayor de este tributo de todos-, correspondió abrir la impresionante manifestación popular, presidida por el pabellón patrio, la enseña rojinegra del Movimiento 26 de julio y las banderas de la Unión de Jóvenes Comunistas y las organizaciones juveniles cubanas.

Antes de echar a andar la multitud, tiempo hubo al pie de la escalinata de la Universidad de La Habana para el pase de lista simbólico de los mártires universitarios y para rendir honores a la Patria y su historia con el verbo preciso y el canto apasionado.

Jamás imaginaron los verdugos de Carlos de la Torre, Anacleto Bermúdez, Alonso Álvarez, Carlos Verdugo, Ángel Laborde, José de Marcos Medina, Pascual Rodríguez y Eladio González, que con aquellos disparos eternizaban ocho símbolos para un pueblo entero, afirmó Maureen Valdés Pérez, miembro del Secretariado Nacional de la Federación Estudiantil Universitaria.

Habló de este homenaje como expresión de lealtad a quienes siglo y medio atrás sufrieron las consecuencias de vivir en un país sin independencia.

En su breve alocución, rememoró a José Martí, su medular discurso Los pinos nuevos -del cual se cumplen hoy 130 años-, y cuánto padeció el Apóstol por aquel crimen horrendo, y evocó también al fundador de la FEU, Julio Antonio Mella y sus palabras: “Hasta después de muertos somos útiles, porque servimos de bandera”.

Tengamos claro cuáles son las banderas, enarbolemos sin temor la valentía de ser consecuentes con nuestra manera de entendernos como revolucionarios, la osadía de luchar para aportar a la más grande de las obras, la Revolución, condenemos siempre las injusticias, los bloqueos, las garras imperialistas que nos rasgan la tranquilidad, enfatizó.

No dejemos ingenuamente que nos quiten la mayor fuerza que tenemos como cubanos, que es el orgullo de sabernos parte de una obra de infinito amor, marchemos hoy y luchemos siempre para defender la honra de quienes no están ni estarán jamás olvidados ni muertos, añadió la dirigente estudiantil.

Y en una arenga final a los manifestantes, expresó: “Marchemos en nombre de los 8 y de los miles que han dado sus vidas por Cuba; marchemos y cantemos hoy, ante la tumba inolvidable, el himno de la vida; marchemos juntos, por Cuba”.

Disímiles acciones acontecen hoy en todo el país, como parte del gran homenaje a quienes inauguraron el panteón de los mártires universitarios y una larga historia de sacrificios y luchas de generaciones de jóvenes por la emancipación definitiva de la Patria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.