Cuba inició retorno seguro a su país de inmigrantes haitianos

El Gobierno cubano ofrece a los migrantes haitianos un trato acorde con la condición humana, les brinda atención sanitaria, alimentaria y de hospedaje, y se responsabiliza con la gestión de su retorno seguro; un tratamiento diametralmente opuesto al que prodigan, con derroche de violencia, las autoridades estadounidenses, protagonistas de escenas vergonzosas y alevosas contra una población migrante que no es sino resultado de la desigualdad y la segregación que el orden económico y político de Estados Unidos promueve en varias naciones.

Una comisión nacional, conformada por organismos de la Administración Central del Estado y por la Cruz Roja, es la encargada del análisis, logística, normas y procedimientos para cuidar a los hermanos de esa isla del Caribe.
Notables diferencias reflejan las contradicciones en el trato a los problemas de la emigración de haitianos. La imagen de hospitalidad y amor de Cuba se contrapone al látigo imperial. Foto: Solvisión y AFP

Cuba inició este jueves la repatriación de los inmigrantes haitianos que, interesados en llegar a Estados Unidos, y a Bahamas, principalmente, desembarcaron en costas cubanas por la zona de Maisí, desde septiembre.

Yaudis Gómez Matos, funcionario del Gobierno municipal, al frente del proceso, explicó al periódico Venceremos que en este primer viaje se trasladarán 350, de los 421 migrantes que se encuentran en Guantánamo. Para moverlos se dispusieron 14 ómnibus que los llevan hacia Santiago de Cuba, desde donde continuarán en barco hasta su nación.

Agregó que los 71 restantes regresarán a Haití, pero por el momento se mantienen en el campamento de Punta de Maisí, creado en la década de los 70 por la Cruz Roja Cubana para atender a los migrantes indocumentados, hasta el momento de su retorno voluntario. Allí se les garantiza, además de servicios básicos como la alimentación y el agua en el hospedaje, el cuidado de la Salud, con un puesto médico de 24 horas.

Francisco Díaz Díaz, presidente de la Asociación de Haitianos y Descendientes, de Guantánamo, significó el buen trato y la rapidez con que actuaron las autoridades, un proceder que ha vivido en cuatro ocasiones desde que asumiera el cargo y en el que ha primado siempre el humanismo.

Desde su arribo a Cuba, todos los haitianos fueron examinados y se les tomó muestras para descartar que padecieran enfermedades, incluida la COVID-19, para lo cual se les realizaron pruebas, y a los cuatro positivos se les aisló y medicó hasta que negativizaron.

Por otra parte, se puso tratamiento a una embarazada de ocho semanas, y a una señora con un fibroma uterino, así como a 18 menores de edad con escabiosis y otras enfermedades en la piel, debido a la insolación por el largo tiempo que estuvieron en altamar.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.