EEUU anunció intención de anular programa migratorio “Quédate en México”

El Gobierno de Estados Unidos anunció la víspera un nuevo intento para poner fin al programa «Quédate en México», que obliga a los solicitantes de asilo a quedarse en territorio mexicano mientras las autoridades estadounidenses analizan y aprueban las solicitudes de los migrantes.

Aunque la decisión no entrará en vigor de manera inmediata, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, indicó que tras considerar atentamente los argumentos, la evidencia y las perspectivas presentadas por diversas partes, se decidió poner fin a esa política, denominada oficialmente Protocolos de Protección al Migrante (MPP).

«He decidido que el MPP debería ser rescindido», escribió Mayorkas en un documento enviado a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) y el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

El MPP fue instaurado en 2019 por el entonces presidente Donald Trump, permitiendo a EE.UU. enviar a cerca de 70.000 solicitantes de asilo a México para que aguardaran en ese país su cita ante tribunales estadounidenses.

Mayorkas señaló que si bien el programa contribuyó a reducir la llegada de migrantes e indocumentados, lo hizo imponiendo costos y sufrimiento a las personas que quedaron expuestas a daños mientras esperaban en México.
Cuando el presidente Joe Biden llegó a la Casa Blanca en enero de 2021, una de sus primeras órdenes ejecutivas fue revertir ese programa por considerarlo ‘inhumano’, aunque las deportaciones continuaron amparadas en el Título 42 de la ley de migración.

Sin embargo, el pasado 25 de agosto una corte de Texas llamó a restablecer los MPP y poco después el Tribunal Supremo de EE.UU. confirmó el fallo, por lo cual el Ejecutivo informó que restauraría la medida en noviembre.

Más de 1.6 millones de migrantes fueron detenidos en la frontera sur estadounidense desde la llegada de Biden a la Casa Blanca en enero, un nivel no visto en 20 años, evidenciado la crisis migratoria que enfrenta EE.UU.
Migrantes que avanzan por México ya rondan la cifra de 5 000

La caravana internacional de migrantes que avanza por el estado de Chiapas, al sur de México, y que este viernes emprendió camino hacia los municipios de Acacoyagua y Mapastepec, incorporó a centenares de personas a su paso por diversas localidades y ya ronda los 5 000 integrantes.

Según el representante del Centro de Dignificación Humana (CDH), Luis Rey García Villagrán, se han unido al contingente cientos de migrantes varados en poblados de Chiapas desde caravanas anteriores.

Agregó que en cada localidad se les suman unas 300 personas y que con el grupo viajan más de 1 250 menores de edad, unas 100 mujeres embarazadas y ancianos.

Los migrantes buscan llegar inicialmente a Ciudad de México, donde esperan hallar respuesta a sus pedidos de refugio, para luego determinar si se asientan en el norte de México o intentan ingresar a Estados Unidos.

Este jueves debieron pernoctar en Escuintla, donde descansaron y recibieron alimentos y medicamentos por parte de la comunidad. También fueron atendidos por la Cruz Roja, pues muchos sufren lesiones en los pies y el malestar propio de la deshidratación y los golpes de calor.

Migrantes entrevistados por medios locales dijeron que durante el avance hacia Escuintla no vieron la presencia de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) o la Guardia Nacional.

Funcionarios de la Secretaría Municipal de Protección Civil de Escuintla y agentes de Policía de Chiapas declararon que la caravana se fragmentó durante el tramo debido a la dificultad para avanzar de niños, mujeres embarazadas y ancianos.

Aunque los migrantes tenían el propósito de seguir viaje hacia Acacoyagua y Mapastepec, una fuerte lluvia los sorprendió en la cabecera de este municipio y los obligó a buscar refugio y pasar la noche allí.

Más de la tercera parte de ellos pudo guarecerse en el auditorio y corredor de la Presidencia municipal y unos pocos hallaron refugio en iglesias o en los escasos hoteles de la localidad. La mayoría debió pernoctar en el parque, a la intemperie.

Pese a ello, a la lentitud de la marcha y a que aún los separan de Ciudad de México más de 1.000 km, los migrantes aseguraron a medios de prensa que las inclemencias del tiempo no los detendrán.

La caravana, la quinta formada este año, también es denominada Marcha por la Paz, la Justicia y por la Libertad de los Migrantes. En su mayoría, los caravanistas provienen de naciones centroamericanas, que abandonaron para dejar atrás la pobreza, el desempleo, la violencia y los conflictos políticos.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.