La lava ha hecho crecer la isla de La Palma en 43 hectáreas, según un sistema europeo de satélites

Desde el inicio de la erupción del volcán de Cumbre Vieja, el pasado 19 de septiembre, la isla de La Palma ha crecido en 43 hectáreas debido a los deltas lávicos o fajanas creadas por la lava al llegar a las aguas del océano Atlántico.

Así lo señalan los últimos datos publicados por el sistema europeo de satélites Copernicus, que cifra en 2 651 las edificaciones destruidas por la lava.

Alrededor de 40 terremotos se han contabilizado desde la medianoche en la isla de La Palma, según datos del Instituto Geográfico Nacional (IGN) que precisa que, en general, todos han sido de baja magnitud, salvo uno de mediana (4.3) en la villa de Mazo.

En total, los más significativos, aparte del mencionado, han sido seis terremotos de una magnitud entre 3.1 y 3.7, ha notificado el IGN en su página web.

Respecto a la profundidad de los mismos, la mayoría se ha localizado a profundidades intermedias, por debajo de los 25 kilómetros, mientras que los municipios palmeros de Fuencaliente y Villa de Mazo han concentrado la casi totalidad de la actividad sísmica.

El Departamento de Seguridad Nacional (DSN) ha señalado en su último informe sobre el volcán que el continuo aporte de lava desde el cono principal de la erupción ha provocado que las coladas 4 y 7 se unan y aumente la superficie total afectada a las 1 058 hectáreas (8 más que el último dato registrado).

El nivel del tremor también se mantiene bajo con alguna fluctuación puntual, y respecto a la calidad del aire, en las últimas jornadas, ha mostrado un empeoramiento con incremento del dióxido de azufre generalizado, que mejora a lo largo de la mañana a valores buenos en las estaciones de la vertiente oeste de la isla, y entre razonablemente buenos y regulares en las estaciones al este.

El aeropuerto de La Palma continúa inoperativo por acumulación de ceniza, informa AENA.

El volcán de La Palma crea otro delta lávico y obliga a confinar a 3 000 personas

La lava que ha alcanzado el mar a mediodía de este lunes en la parte norte de las coladas del volcán de La Palma, cerca de Tazacorte, está generando un nuevo delta lávico o fajana y ha obligado al confinamiento en sus casas de unas 3 000 personas, una medida que se mantendrá al menos durante 24 horas.

Aunque las emisiones de dióxido de azufre han marcado un mínimo desde que comenzó la erupción, entre 900 y 1 300 toneladas diarias, el viento del oeste y el suroeste ha provocado problemas en la calidad del aire en los municipios al este, fundamentalmente Santa Cruz de La Palma, Breña Alta y Breña Baja.

Por eso Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca) ha extendido a esos municipios las recomendaciones que se aplicaban para la población del Valle de Aridane desde el principio de la erupción: uso de mascarillas FFP2 por la presencia de partículas inferiores a diez micras y que la población más sensible salga a la calle lo menos posible.

La orientación de la nube de gases y cenizas del volcán hacia el este mantiene inoperativo el Aeropuerto de La Palma y dada la previsión meteorológica se espera que las incidencias en la operatividad aeronáutica continúen en las próximas 24 a 48 horas, según han expuesto en rueda de prensa los portavoces del Pevolca, Carmen López y Miguel Ángel Morcuende.

La sismicidad generada por la erupción se mantiene como en días anteriores, con un terremoto de magnitud 4.8 a 36 kilómetros de profundidad y con intensidad IV como máximo exponente, y tampoco hay novedades en cuanto a la deformación o el tremor, que siguen estables.

La portavoz científica del Pevolca, Carmen López, dijo que aún es pronto para sacar conclusiones sobre el descenso en la emisión de dióxido de azufre, uno de los indicadores que utilizan los científicos para anticipar la evolución de la erupción, y destacó que este parámetro registra gran variabilidad.

Por eso será preciso esperar a las mediciones de los próximos días para evaluar la evolución del dióxido de azufre, que en todo caso mantiene una tendencia descendente desde el 23 de septiembre.

Miguel Ángel Morcuende ha explicado que la Unidad Militar de Emergencias (UME) está haciendo mediciones de gases en la zona donde la colada número siete ha alcanzado el mar este mediodía, entre las montañas de Todoque y La Laguna, más próxima a esta última.

En cuanto tengamos un conocimiento exhaustivo de los gases que hay y la distancia a la que se propagan podremos levantar o no el confinamiento domiciliario, una decisión que se tomará probablemente el martes, una vez transcurridas 24 horas, explicó Morcuende.

Señaló que el confinamiento no afecta al Puerto de Tazacorte, sino al barrio de San Borondón, a la Villa de Tazacorte y a la zona al este del casco.

Reconoció que el Pevolca no esperaba que la lava llegara tan pronto al mar por esta zona.

Es una nueva sorpresa de este volcán, que se atribuye a los nuevos aportes tras los desbordes registrados en el cono en días pasados y a que el magma ha discurrido por encima de las coladas previas y por tubos lávicos, sin absorber nuevo material como ocurre cuando ocupa nuevo territorio.

Aunque casi toda la energía circula por la colada siete, la que acaba de llegar al mar, la lava también avanza por las coladas situadas más al sur, la uno, la dos y la nueve, que ya prácticamente forman una sola.

Este avance de la lava ha llevado a que la superficie total ocupada ascienda a 1 060,22 hectáreas, siete hectáreas más que la víspera, y la anchura entre coladas es de 3 300 metros, 100 metros más.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.