Las estelas de condensación

De acuerdo con la Agencia Estatal de Meteorología de España (Aemet), las estelas de condensación, o contrails, son nubes de hielo, en forma de largas líneas, que surgen en ocasiones al paso de un avión por la condensación del vapor de agua contenido en las emisiones de los motores.

A veces se forman otro tipo de estelas en la punta de las alas como resultado de la condensación del vapor atmosférico a causa de la disminución de presión y temperatura que se produce al paso del avión (estas suelen ocurrir en el despegue y el aterrizaje, no durante el vuelo en niveles altos).

Para que se formen las grandes estelas tras los aviones en ruta son necesarias —explica la Aemet— unas condiciones de temperatura y humedad determinadas que permitan que se produzca la condensación del vapor de agua emitido por los motores. “Los gases de azufre pueden ayudar, porque facilitan la formación de pequeñas partículas que pueden actuar como núcleos de condensación, pero, en general, de todas formas, hay suficientes partículas que sirven como núcleos de condensación en la atmósfera”.

“Cuando los gases que emite el avión se mezclan con el aire circundante, se enfrían rápidamente y, si la humedad en la atmósfera es suficiente para que la mezcla alcance la saturación, se producirá la condensación del vapor de agua. El nivel de humedad de la mezcla, es decir, el que se llegue a la saturación o no, dependerá de la temperatura y humedad del aire, así como de la cantidad de vapor de agua y la temperatura de las emisiones del avión”.

Hay estelas que desaparecen rápido. Otras son persistentes: largas líneas blancas que no se expanden ni crecen. Estas últimas pueden durar horas, y ocurren cuando la humedad es alta en la atmósfera.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.