Presidente cubano e integrantes de su equipo de gobierno comparecen en cadena nacional

El primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, junto a integrantes de su equipo de gobierno, comparecen en la televisión y la radio cubana en transmisión conjunta.

¿Habrá una mejoría en la situación energética del país?

El ministro de Energía y Minas, Liván Arronte Cruz, explicó que el país realiza un enorme esfuerzo para mantener las instalaciones de electricidad y el servicio al pueblo, en medio de una tensa situación provocada por el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos.

Las limitaciones financieras y de crédito del país para reparar las termoeléctricas han estado muy marcadas por el bloqueo, así como los problemas en el acceso a los combustibles. “Ha sido un escenario extremadamente tenso en el que ha vivido el país en los últimos años”.

En los últimos días, además de las averías en la unidad Antonio Guiteras, se ha reportado inestabilidad en otras plantas, unido al incremento de la demanda. En las últimas cuatro madrugadas se ha producido un aumento del consumo de 414 megawatts más que en días anteriores; mientras que en el horario del mediodía se ha incrementado en 163 megawatts y “en el pico de la noche” a alrededor de 317 megawatts.

En la situación energética actual han incidido dos factores fundamentales: las averías en las centrales termoeléctricas y en la generación distribuida, unido a este incremento significativo de la demanda, lo cual ha provocado mayores afectaciones al servicio eléctrico del país.

Sobre la termoeléctrica Antonio Guitaras, que tributa al sistema nacional 300 megaWatt, informó que se están concluyendo los trabajos para comenzar el proceso de arranque, el cual es lento porque se desarrolla por etapas.“En la madrugada del próximo martes se debe proceder a sincronizar el bloque al sistema electroenergético nacional”.

En tanto, el bloque uno de Felton, en el oriente del país, está en proceso de arranque y debe quedar sincronizado antes del mediodía de hoy, con un aporte de 180 megawatts.

También, prosiguió, se concluyeron los trabajos en la unidad número 1 de Felton, que tuvo una avería significativa en 2016 y que con mucho esfuerzo se ha ido recuperando. “Todo el equipamiento que se ha montado en la última etapa ha sido con personal cubano y asistencia técnica a distancia”.

Tras las pruebas realizadas en esa planta, este fin de semana se han corregido los defectos surgidos en el proceso de montaje y en estos momentos se crean las condiciones para arrancar la unidad, que comenzará a aportar al sistema electroenergético nacional.

El ministro resumió que se trata de dos unidades grandes, el Guiteras con 280 megawatts, más Felton que sumará 250, que permitirá disponer de más de 500 megawatts en el sistema en las próximas semanas, por tanto, paulatinamente irá mejorando la situación del sistema nacional.

El ministro pidió comprensión al pueblo y subrayó que “se trabaja ininterrumpidamente en resolver los problemas técnicos que tenemos en la generación base, para en el menor tiempo posible lograr la estabilidad y volver a tener una generación que pueda suplir la demanda que hoy necesita el país”.

Compleja situación epidemiológica también impacta en la cobertura energética

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, recordó que en el 2019, cuando comenzó el recrudecimiento de las medidas restrictivas que aplicó la administración Trump y se aplicó el Título III de la Ley Helms-Burton, se explicó a la población que Cuba entraría en un período difícil con dificultades y carencias económicas, que pasaba también por adquirir a tiempo los combustibles necesarios para la marcha de la economía nacional.

En ese momento, continuó, se enfiló la política de sanciones con el objetivo de que no entrara ningún combustible al país. Ante esto, el gobierno cubano decidió proteger la generación eléctrica destinada a la población, incluso a costa de tener que ralentizar o disminuir la actividad económica del país.

“Durante más de un año y medio hemos estado sin apagones excepto los que se produjeron por averías de los sistemas de distribución de los sistemas electroenergéticos. Es ahora cuando entramos en un déficit de generación por roturas de las plantas de generación”.

“Hubo quienes me dijeron: ´es un milagro que no hayamos tenido apagones en estas condiciones´, y yo siempre explicaba:´no, no es un milagro, un milagro es dejarlo a la voluntad divina, sino que tiene que ver con el esfuerzo, inteligencia y voluntad política con la que se ha ido trabajando de defender la generación para la población y causar la menor cantidad de afectaciones posibles´”.

El presidente abundó que son procesos que hemos tenido que enfrentar y vencer, ante una política de asfixia económica para provocar estallidos sociales en el país, y consideró que los problemas que tenemos hoy tienen que ver con sus efectos acumulativos.

Al referirse a los problemas en el acceso a los combustibles, el mandatario dijo que el país no siempre ha podido tener a tiempo todos los combustibles necesarios y explicó que el sistema electroenergético nacional dispone de una generación térmica que trabaja con crudo cubano y otra base de generación distribuida —que apoya los mayores picos de demanda—, que funciona con diferentes tipos de combustibles. “Cuando no se tiene los surtidos de combustibles de manera oportuna, sobrecargas la generación en alguna de esas plantas”.

Por tanto, “muchas veces los grupos electrógenos que están previstos para trabajar con una determinada cantidad de horas-días han estado trabajando casi todo el día, acompañando a la generación térmica, lo cual provoca desgaste y las horas de operación, junto con los mantenimientos que hay que ejecutar, se consumen más rápido por lo que quedan menos días para poder tener en vitalidad los sistemas. Esta situación ha causado un grupo de problemas”, dijo.

“Esa acción de sobrecarga en algunas de estas tecnologías, la carencia de piezas de repuesto y los financiamientos que no hemos podido recibir, debido a la política cruel y agresiva del bloqueo económico recrudecido y la persecución financiera y energética sostenida, que mantiene la actual administración del gobierno de los EE.UU., ha provocado que no tengamos el financiamiento para cumplir los ciclos de mantenimiento, para poder reparar y tener las piezas de repuesto”.

El presidente señaló que al acercarse el verano, por lo que esta época del año significa para la familia cubana y en la vida de nuestro pueblo, se decidió hacer con los pocos recursos disponibles determinados niveles de mantenimiento en estas plantas.

“Cómo no no teníamos capacidad por todas estas razones de cobertura, sacar una planta o una tecnología determinada a mantenimiento o a algún tipo de reparación, resulta perder capacidad de generación y aumenta la demanda de generación en el pico y por eso hemos tenido que ir a apagones”, explicó.

Añadió que los actuales apagones también tienen que ver con la realidad de la covid-19, y recordó que en la misma medida en que han crecido los casos de covid-19, además de disponer de instalaciones del sistema de salud y hospitalarias, se han abierto centros de aislamiento e ingreso en otros lugares, como escuelas, y hoteles habilitados como hospitales.

“En las condiciones actuales, para provocar la menor cantidad de molestias en la atención a los pacientes de covid hemos tenido que proteger más circuitos. Se han protegido más circuitos de los que teníamos previstos, por lo tanto quedan más circuitos sin poder ser apagados”, destacó el mandatario cubano. Además agregó que si a esto se le adiciona otras fallas y roturas cómo pasó en estos días se acrecienta el número de apagones. “Esto causa insatisfacciones en la población ”, reconoció Díaz Canel.

El mandatario cubano dijo que la población puede tener la seguridad de que el gobierno cubano quiere causar la menor afectación posible. “Nosotros no apagamos para molestar a la población, eso no está en nuestros conceptos ni en nuestros compromisos, al contrario la lucha todos los días es para evitar que pasen estas cosas”

Falta el financiamiento para poder hacer estos trabajos con efectividad, aunque en medio de todas circunstancias se han realizado nuevas inversiones. En los próximos días, -informó- debe concluir una de las reparaciones capitales en una unidad de Feltón. Estamos haciendo una inversión con financiamiento de la Federación Rusa en el Mariel.

El país sigue trabajando en los parques eólicos y fotovoltaicos, porque existe todo un programa de inversiones energéticas.

“Cualquier señalamiento que haga la población, cualquier inquietud o queja en este tema la podemos analizar. Se pueden expresar las opiniones por las vías y canales que tenemos, siempre respetando el orden del país y respetando la tranquilidad ciudadana y con un comportamiento comprometido” puntualizó.

Aunque se ven algunas perspectivas de mejoría -dijo- tenemos que planear dos caminos que confluyen. Por una parte, ahorrar con responsabilidad, tanto en el sector residencial como en el estatal. Por otra parte, el personal de la UNE, en el menor tiempo posible, debe cumplir con estos programas de mantenimiento y reparación de las unidades que han estado fuera de servicio en estos tiempos.
Polanco: Siguen tácticas de la llamada ‘lucha no violenta’ para generar inestabilidad

Ante la pregunta de cuál es su valoración de la situación actual, el presidente cubano dio la palabra a Rogelio Polanco, quien vivió todas las acciones del manual de lucha no convencional en países como Venezuela.

El miembro del Secretariado del Comité Central del PCC y jefe de su departamento ideológico dijo que estamos viviendo uno de los capítulos de la guerra no convencional. “Tuve el privilegio de vivirlo personalmente durante varios años en Venezuela. El comandante Chavez le llamó a todo el proceso golpe combinado, porque era una combinación de acciones del ámbito económico, político, mediático, sabotaje, y él tenía una manera muy peculiar de explicarlo.

“Hablaba de una marcha lenta, como la de un explosivo, que va avanzando en la pólvora hasta que llega el detonante, así explicaba Chávez lo que muchos analistas entienden por guerra no convencional, revoluciones de colores, guerra híbrida, de cuarta generación o golpe blando o golpe suave”.

Polanco explicó que en el caso de Venezuela las guarimbas provocaron daños humanos y materiales de unas dimensiones extraordinarias. “Las guarimbas son aquellos disturbios callejeros de calles, toma de instalaciones, generar importantes eventos, para lograr lo que denominaban un estallido social”.

Recordó el intento de introducción forzosa de ayuda humanitaria por la frontera de ese país, “algo inédito e inusual”. Como parte de las teorías de golpe blando se unen las medidas coercitivas unilaterales de carácter económico, comercial, financiero, para provocar carencias, necesidades y limitaciones en el acceso a recursos financieros, medicamentos y alimentos.

“Es parte de un manual que se ha aplicado rigurosamente en varios países, desde el Medio Oriente, Europa y también América Latina. Es una estrategia intervencionista para aplicar lo que se ha denominado el cambio de régimen. Por tanto, sigue tácticas de la llamada ‘lucha no violenta’ para generar inestabilidad y caos en los países, provocar a las fuerzas del orden para inducir acciones de represión que, a su vez, generen la percepción de violación de derechos humanos y eso genere, a su vez, nuevas acciones mediáticas para movilizar a quienes son parte de la acción de desestabilización”.

Añadió que todo esto se potencia por los medios de comunicación masiva. “Ahora con la existencia de un espacio público digital que replica de manera compulsiva y violenta todas estas narrativas para provocar la ingobernabilidad. La irrupción de este espacio digital facilita la generación de noticias falsas, tergiversación, manipulación de los hechos y busca, a través de la emocionalidad, que se provoquen este tipo de acciones, denigrar a las autoridades y todo eso para que, mediante plataformas globales digitales, se logre una hegemonía en los flujos de información mediante algoritmos”.

El miembro del Secretariado del Comité Central del PCC y jefe de su departamento ideológico afirmó que la pretensión es evidente, “es quebrar la voluntad del ser humano. Es fracturar a las instituciones, socavar la unidad nacional de los países. Para eso se dedican cuantiosos recursos, no es algo improvisado. Es algo muy bien diseñado, estructuras y agencias de los Estados Unidos con laboratorios dedicados a crear estas condiciones y lograr sus objetivos”.

“Pero —aseguró— se ha demostrado que es posible derrotarlas. No hay tecnología ni estrategia de esta naturaleza que pueda con la unidad de un pueblo, que pueda cuando hay una población organizada, movilizada y consciente de sus objetivos como nación y de su historia.

“Venezuela ha demostrado que es posible derrotarlas, como lo está demostrando Cuba, como lo demostró nuestro pueblo valiente y heroico en la jornada de ayer”, concluyó.
Presidente cubano reflexiona sobre insatisfacciones de la población

Todos estos que alientan estas cosas y que quieren aparecer como salvadores de la situación cubana, no les interesa ni la Salud ni la alimentación del pueblo, dijo Díaz-Canel.

El presidente cubano, por su parte, comentó sobre los hechos de este domingo, y dijo que una de las primeras llamadas recibidas ayer en la tarde “de apoyo, solidaridad y compresión fue del hermano presidente Nicolás Maduro”.

Díaz-Canel dijo que está el tema mediático y el calentamiento que explicaba Polanco que se realiza en redes sociales. “En las últimas semanas se incrementó la campaña en redes sociales contra la Revolución cubana, planteando un grupo de matrices alrededor de los problemas y carencias que estamos viviendo. Esa es la manera en que se monta, tratar de crear inconformidad e insatisfacción que llega a la protestas a partir de manipular las emociones y sentimientos en redes sociales de las problemáticas que tiene la población”.

“Hay que ver cómo en esta campaña acudieron a todos los youtubers y redes sociales que pudieron, incluyendo una determinada artista diciendo que yo soy alguno de esos epítetos que nos ponen”.

El presidente dijo que ayer estaba observando algunos de los planteamientos de las personas que realizaron hechos de protesta o de insatisfacción y destacó que “no todos son contrarrevolucionarios. Hay una minoría de contrarrevolucionarios que trató de liderar estas acciones, pero aquí tenemos personas, revolucionarias o no, insatisfechas, con confusiones, incomprensiones, con falta de información y también con deseo de manifestar alguna situación en particular.

“Pero, ¿en torno a qué montaron esas insatisfacciones y hacía qué estaban dirigidos todos esos esfuerzos mediáticos bien pagados en los cuales se centraron estos días? Al problema eléctrico que ya hemos explicado y que es una realidad, al desabastecimiento de alimentos y medicamentos y a los problemas de las tiendas con problemas en divisa. Todos esos temas que están presentes en nuestra sociedad como insatisfacción, ¿cuál es el origen de ello? Es el bloqueo”, afirmó.

“Por lo tanto, —añadió— es un discurso muy hipócrita y de doble rasero, de calumnias y manipulador, es un discurso de mentiras. Ya explicamos cómo el bloqueo afecta al sistema electroenergético nacional. Conocemos cómo nos limita de los ingresos en divisa con los cuales tenemos que comprar alimentos.

“Nosotros necesitamos más de dos mil millones de ingreso en divisa para comprar alimentos que no satisfacen todas las demandas de la población. Pero también tenemos que comprar insumos para la agricultura, maquinarias, piezas de repuesto, fertilizantes y herbicidas”.

Asimismo, continuó, el bloqueo nos ha limitado para adquirir materias primas con que producimos medicamentos. “El esfuerzo que hace el país en la producción de medicamentos gracias al potencial científico y productivo que tenemos es increíble. Nosotros necesitaríamos gastos entre 1 500 y 1 900 millones de dólares para comprar los medicamentos que cubren el cuadro básico del país. Y eso se logra con una inversión de 300 millones.

“Nosotros somos capaces de producir comprando materias primas la mayor parte de ese cuadro básico. Hay otros que tenemos que comprar. Con 300 millones nosotros logramos el rendimiento para el que tendríamos que gastar de 1 500 a 1 900 millones. Y hoy no hemos dispuesto ni de los 1 500 millones, ni tan siquiera de los 300. En medio de esto hemos tenido que dedicar una parte de esos pocos ingresos a enfrentar la pandemia y desarrollar las vacunas”.

El presidente se refirió a cómo nuestros científicos han desarrollado las vacunas sin los miles de millones de los que disponen otros países. “Hay teclas e informaciones que no lo tiene ningún programa de computación que son los del compromiso y la voluntad, los de la reafirmación de ser soberanos que la tienen nuestros científicos y con eso es con lo que se ha logrado producir vacunas.

“Pero para producir vacunas a nosotros también nos faltan insumos y determinados componentes que se están buscando para tener, en el menor tiempo posible, todas las dosis y producciones que necesitamos para nuestra población y para brindar al mundo”.

Hizo referencia al tema de las tiendas en divisa y recordó que en varias ocasiones se ha explicado cómo se llegó a esa medida, “que no era deseable”.

“Si nos cierran, si nos cercan, si no tenemos dinero, ni tan siquiera para abastecer las tiendas en moneda nacional, teníamos que captar una parte de esa divisa que estaba en el país y con esa divisa salir a comprar para reaprovisionar esas tiendas y también para ofertar y mejorar los abastecimientos en las tiendas en moneda nacional que son para toda la población.

“Y hemos captado divisas, ¿dónde se nos cortó esa posibilidad? Como parte de las medidas restrictivas y el habernos puesto en la lista de países supuestamente patrocinadores del terrorismo, entonces no hemos podido exportar la divisa que hemos captado y eso nos ha cortado los flujos financieros para cumplir con ese propósito”.

El presidente cubano aseguró que “todo lo que hacemos en función de mejorar a la población es a donde se han dirigido, a tratar de evitarlo, para que no podamos tener esas posibilidades. Y entonces ahora vienen con todo este discurso en redes sociales alentando todas estas insatisfacciones, yendo contra todos estos temas, trabajando con los sentimientos y ¿cuáles son? Las insatisfacciones y afectaciones”.

Por eso —dijo— es legítimo que tengamos insatisfacciones, pero también tenemos que ser capaces de visualizar y definir bien dónde nos quieren manipular y separar. “Todos estos que alientan estas cosas y que quieren aparecer como salvadores de la situación cubana, no les interesa ni la Salud ni la alimentación del pueblo.

“Quieren cambiar un sistema para imponer ¿qué tipo de gobierno en Cuba? El de la privatización de los servicios públicos, el que da más posibilidades para una mayoría rica y no para una minoría. El que no tendría en cuenta los intereses y las necesidades de todos, el que no haría esfuerzos adicionales como los que tenemos que hacer.

“¿No es un discurso muy hipócrita y cínico que tú que me bloqueas, que llevas a cabo la política que viola los derechos humanos de todo un pueblo durante más de 60 años y la recrudezcas en medio de una situación tan compleja como la pandemia, y te quieras presentar como el gran salvador? Levántame el bloqueo, levántame las 243 medidas y vamos a ver cómo tocamos, vamos a ver de lo que es capaz de hacer este pueblo que ha hecho una inmensa obra social subordinada casi a una economía de guerra por cuenta de estas medidas.

“¿A qué le temen? Al ejemplo de Cuba, a lo que pueda hacer Cuba en otras situaciones de más posibilidades económicas. ¿Por qué no pueden ser capaces de convivir civilizadamente en una relación con un país, aunque tengamos diferencias ideológicas, que no constituye ninguna amenaza para los Estados Unidos. A nosotros no nos interesa cómo el gobierno y el pueblo norteamericanos quieran hacer su gobierno.

“Pero sí exigimos que nos respeten la autodeterminación, la soberanía y la manera en que la mayoría de los cubanos han aceptado defender el socialismo”.

Nosotros no llamamos al pueblo a enfrentar al pueblo. Hicimos un llamado a defender su revolución

¿Y en dónde encuentra todo esto mayor eco?, se preguntó el presidente. “En un sector que, tenemos que asumirlo, es parte de nuestras insuficiencias, de los problemas sociales que no hemos podido resolver. Pero hay un sector que delinque. Ayer vimos delincuentes. Hay miles de maneras de modo pacífico donde los revolucionarios, los revoluciones no conformes e insatisfechos e incluso los no revolucionarios, se puedan manifestar.

“Pero ayer la propuesta no era pacífica. Ayer hubo vandalismo, se rompieron y tiraron piedras a tiendas en divisa, se robaron artículos de las tiendas en divisa. Ayer apedrearon a fuerzas de la policía, viraron carros. Un comportamiento totalmente vulgar, indecente y delincuente”.

“Ya hoy están —continuó— las campañas centristas de los que quieren quedar bien con Dios y con el diablo, de los que en un determinado momento nunca quisieron denunciar el bloqueo y por tanta crítica que tuvieron en las redes sociales, ahora sí hablan de bloqueo y de condena al bloqueo, pero dicen que nosotros no buscamos una solución política elevada convocando al pueblo a enfrentar al pueblo.

“Nosotros no llamamos al pueblo a enfrentar al pueblo. Nosotros hicimos un llamado al pueblo a defender su revolución y sus derechos, y el pueblo apoyó. Nosotros no hemos alentado a nadie desde las posiciones de fuerza o violentas. El pueblo fue a discutir y a argumentar, pero lo enfrentaron con violencia, y el pueblo se defiende y defiende sus derechos”.

Díaz-Canel señaló que con todo este montaje quieren separar y fracturar pueblo de Estado, Gobierno y Partido. “Muchas veces dicen nosotros vamos a favorecer al sector no estatal para que no haya participación del Estado, pero a ese sector también lo han desfavorecido con todas esas medidas de restricciones. Todo el discurso se desvanece y se fractura con las acciones y la manera en que lo hacen que es totalmente una mentira.

“Entonces, el famoso cambio de régimen. ¿A quién le molesta el supuesto régimen cubano? ¿A quién le molesta el sistema político cubano? A la mayoría del pueblo no, porque es esa mayor parte la que construye ese sistema y lo ha refrendado en miles de procesos democráticos de debate público, donde han participado también las personas que tienen una opinión diferente a la revolución.

“¿A quién le molesta? Al gobierno de los Estados Unidos. ¿Por qué no ve las virtudes que tiene este sistema de gobierno en Cuba que es capaz de trabajar con y para todos, que tiene políticas públicas que tienen un impacto tremendo en la Educación, Salud, Deporte, Cultura, Seguridad y Asistencia Social, en la tranquilidad ciudadana que todos los embajadores y turistas pueden apreciar? ¿Por qué quieren ir en contra de eso?

“¿Por qué arman todas estas desenfrenadas maniobras que terminan en el aliento al vandalismo, a la delincuencia y al final hacen cerrar más las filas de este pueblo? Nos unen más, nos ponen más claro cuáles son las verdaderas intenciones, de dónde vienen y entonces salen estas actitudes de apoyo y defensa legítima de la revolución.

“Para algunos esto puede parecer un vano discurso, pero ahí hay muchos sentimientos y emociones. No se puede lograr una respuesta obligada de la población como la que se logró ayer. Quisieron alterar la tranquilidad del domingo, el día de compartir con la familia. La quisieron alterar, además, en medio de una situación de pandemia compleja, donde los principales esfuerzos son para el aislamiento social y distanciamiento físico para cortar la transmisión de la enfermedad.

“¿No es cruel? ¿No es brutal? ¿No es inhumano? ¿No son genocidas todas esas acciones? Han tenido la respuesta que merecían y van a seguir teniéndola, como la han tenido en Venezuela y en otros pueblos que han tratado de agredir. Estamos conscientes de cómo podemos vencer también esa agresión”, concluyó.

A más de un año del primer caso, ¿cuál es la situación de Cuba frente a la COVID-19?

El presidente cubano explicó que la situación actual de la covid-19 tenemos que verla con los antecedentes y muy asociada a las explicaciones que hemos dado de contexto, a partir de la segunda mitad del año 2019, y en las condiciones en que el país enfrentó la llegada de la pandemia.

Sostuvo que la covid-19 llegó como un reto y un desafío adicional e incrementado en medio de un escenario de desabastecimiento, de imposibilidad de adquirir recursos y de cortadas todas nuestras fuentes de divisa como parte del recrudecimiento de las medidas agresivas del Gobierno de Estados Unidos, y mantenidas por la actual administración.

Díaz-Canel señaló que el gobierno ha evaluado el momento en que se ha producido este intento de desestabilización. “Cuando comenzaron a correr determinadas tendencias en la prensa desde los Estados Unidos, de que había una revisión de la política de la actual administración de EE.UU. hacia Cuba, se provoca esta situación, buscando un pretexto insano, mentiroso, de que en Cuba no hay estabilidad, hay represión, de que no se respetan los derechos para presionar a esa administración a que no entre a un proceso de revisión.

“Nada ocurre fortuitamente, ¿a quién le convenía esta situación?, a ese sector conservador de la mafia cubano miamense que ha estado apoyando desde el punto de vista financiero y de conducción todas estas campañas que hemos estado viviendo. Han sido los más activos en dar descrédito al gobierno cubano”, dijo.

También en campañas contra nuestras misiones médicas, agregó el mandatario. “De manera insensata han atacado nuestras brigadas médicas comparándolas con la trata de personas, una vulgarización de todo lo que hace nuestro país en bien de la humanidad”.

“Desde que empezamos a percibir el peligro que significaba la pandemia, por orientación de nuestro General de Ejército Raúl Castro, se elaboró un plan nacional de enfrentamiento a la covid-19, que se implementó y ha funcionado con efectividad.

“Primero enfrentamos un brote donde tuvimos que aprender, y donde la letalidad llegó a ser alta. Después hemos enfrentado varios rebrotes sin llegar al pico pandémico, con eficiencia, con indicadores de efectividad, a partir de la vinculación del trabajo del sistema de Salud, con la participación de la población, las otras estructuras institucionales y nuestros expertos y científicos”.

El presidente señaló que se fueron agudizando, a la vez, la compleja situación epidemiológica y el recrudecimiento del bloqueo.

En medio de este contexto, argumentó, entran además las nuevas cepas, y como explicara la eminente sicóloga y doctora Patricia Arés, en un reciente artículo publicado en Granma, empiezan a aparecer fenómenos psicológico-sociales, donde las personas luego de tanto tiempo de aislamiento social y físico comienzan a tener un cansancio sicológico y pandémico que disminuye la percepción del riesgo.

Díaz-Canel destacó que la población recibió con emoción y seguridad las noticias referentes al éxito de los candidatos vacunales cubanos, y de la vacuna cubana Abdala; esta confianza disminuye la percepción de riesgo y lamentablemente también en lo institucional. “Muchas veces ello ha impactado en el relajamiento de determinados protocolos y elementos organizativos. Todos estos elementos son causa de que hoy estemos enfrentando un pico pandémico”, apuntó.

“Cuba demoró en entrar a un pico pandémico, y es el reflejo del éxito del sistema que hemos aplicado, y esta situación también la sobrepasaremos. Lo que sucede es que la actual situación nos ha puesto en una situación diferente a como veníamos trabajando”, puntualizó el mandatario.

En ese sentido, reflexionó, ¿cuáles fueron nuestros conceptos de trabajo en el enfrentamiento a las primeras etapas de la enfermedad?

“En primer lugar, lo fundamental es la salud del pueblo, y todo se puso en función de preservarla. En segundo lugar, a toda persona que podamos llevar a una institución estatal la llevamos hacia ahí. Determinamos los enfermos, los sospechosos y la cadena de contactos y todas esas personas iban a instituciones estatales que eran nuestra red de policlínicos, centros de salud, hospitales y también un grupo de centros que se fueron habilitando paulatinamente para el enfrentamiento a la epidemia.

“Así lográbamos cortar las cadenas de transmisión; a partir de la robustez de un grupo de protocolos que se han ido robusteciendo con las experiencias y también con el desarrollo de un grupo de bioproductos y medicamentos cubanos, y sobre todo a partir del esfuerzo de esos científicos y el personal de la salud que durante mucho tiempo estuvimos aplaudiendo a las 9:00 p.m. y que creo que ahora hay que aplaudirlos más que nunca por todo el esfuerzo, toda la carga asistencial que están recibiendo y las acciones que están realizando para controlar este pico pandémico.

“Ahí están nuestros resultados en el enfrentamiento a la pandemia en comparación con países del primer mundo, con muchos más recursos y que no están bloqueados en medio de la pandemia. No nos comparamos para criticar, sino para saber qué más tenemos que hacer”, apuntó el presidente mostrando datos de países como Estados Unidos, India, Brasil, Francia, y Argentina.

“Todos estos países tuvieron picos pandémicos, todos pasaron por procesos muy complejos, a nadie le dijeron que le iban a intervenir humanitariamente, a nadie le plantearon corredores humanitarios. ¿Por qué a Cuba, si Cuba está viviendo lo mismo que estas naciones vivieron, incluso de una manera menos letal de cómo les tocó a estos países vivir la pandemia?”.

En muchos de esos países, incluso vacunando, “han vuelto a picos pandémicos porque está la manifestación de nuevas cepas que bajan la efectividad de algunas de las vacunas desarrolladas”.

El mandatario acotó que los ensayos clínicos de la vacuna Abdala y del candidato vacunal Soberana 02 se hicieron en presencia de la cepa Beta; o sea “han demostrado su efectividad ante una de estas variables causante de estos picos pandémicos en un grupo de países”.

Al referirse al indicador de muertes por millón de habitantes, apuntó que Cuba muestra un indicador muy favorable, con respecto al mundo, siendo mayor en prácticamente todos los países.

“En cuanto a la relación de letalidad (personas que mueren contra el número de casos), incluso ahora que hemos tenido más muertes, su relación contra el número de contagios ha ido bajando, siendo en el último mes de menos de 0.6. La letalidad acumulada en Cuba es de 0.64%, y la mayor parte de las naciones está por encima del 1%”.

Por otro lado, “Cuba tiene menos casos promedio por millón de habitantes que las Américas y el mundo, menos muertes por millón de personas que las Américas y el mundo; y el mundo tiene un indicador de letalidad de 2.16% y las Américas 2.64%. Cuba, repito, tiene 0.64%.

“¿Es por Cuba por quien hay que preocuparse? Quienes lo hacen desde una posición honesta, de solidaridad y apoyo entendiendo que estamos en la etapa más compleja de esa pandemia, lo entendemos, aceptamos y le agradecemos. Pero no al que hipócritamente, amparado en estas campañas dice que este país con estos indicadores es el que requiere una intervención humanitaria y un corredor humanitario, teorías que sabemos paran en una injerencia o intervención militar”.

“Por qué la OEA no se preocupa por la situación de las Américas, cuáles son sus pronunciamientos con relación a la situación de las Américas. Si ese mismo discurso de doble rasero, injerencista, mentiroso es el que está presente en otras cosas.

“Ya salieron con que en Cuba reprimimos, asesinamos… dónde están los asesinatos, dónde está la represión cubana, los desaparecidos; porqué no se preocupan por los asesinatos masivos que hay todos los días en países de América Latina; por qué no se preocupan por los desaparecidos en la región”.

A juicio del presidente, una vez más está demostrado —tal como lo definió el canciller de la dignidad y lo dijera el Comandante en Jefe—, que la OEA es uno de los instrumentos de esta política injerencista y ya comienza a jugar su papel en la guerra no convencional.

“Ha sido capacitada, entrenada en este sentido. ¿Cuándo la OEA ha planteado el rechazo al bloqueo a Cuba?, ¿cuándo le ha exigido a la administración del gobierno de los Estados Unidos que cese el bloqueo a Cuba?, ¿cuán preocupada está la OEA porque ese bloqueo provoque las situaciones que hoy estamos planteando aquí en medio de esta pandemia?.

“Los datos por sí solos desbaratan todas esas teorías hipócritas, calumniosas con las que nos tratan de agredir; por eso estamos defendiendo la Revolución, nuestros principios, por eso estamos actuando en la pandemia de esta manera”.

El mandatario reconoció que el pico pandémico impone un grupo de problemáticas, en tanto el crecimiento del número de casos es mayor que las capacidades existentes de ingreso en algunas provincias. Por lo tanto, “todo ese concepto con el que trabajamos en otro momento, de que todas las personas iban a una institución estatal, ya no lo podemos cumplir”.

Por ejemplo, “en una provincia como Matanzas que está teniendo diariamente más de 2 000 casos, suponiendo que las personas (solamente los casos positivos) tengan que estar aisladas alrededor de siete días, eso daría 14 000 necesidades de capacidad. Ahora empieza a surtir otro efecto que es que hay mayor prevalencia de la enfermedad, es decir que no todas las personas se recuperan a los siete días, sino a los 14, por ejemplo”.

Llevemos este ejemplo a una escuela en el campo, como uno de los lugares que podría destinarse a aislar personas cuando las capacidades hospitalarias ya no alcanzan. “Una escuela en el campo tiene como promedio una capacidad para 500 estudiantes. Para aislar 14 000 personas necesitaríamos al menos 28 escuelas en el campo, pero como tenemos que tener distanciamiento físico solo podríamos utilizar ⅓ de esas instalaciones, por lo cual necesitaríamos 84 instituciones como escuelas en el campo para soportar solo el tema de los enfermos en una provincia como Matanzas. Esa cantidad de escuelas en el campo no la tiene hoy ninguna provincia en el país”.

El presidente contabilizó que Matanzas tiene hoy abiertos más de 112 centros entre escuelas en el campo, hoteles y otras instituciones donde está tratando de dar atención a los enfermos.

“Pero hay que recordar que tenemos sospechosos (las personas que empiezan a presentar síntomas y aún no tenemos confirmación con el PCR o con otras técnicas de diagnóstico que puedan estar enfermos) y tenemos los contactos, que son otro eslabón importante en la cadena de transmisión. Es un gran volumen de personas, por lo tanto en provincias que tienen esta situación no es posible ingresar a todos en instituciones estatales”.

Ante ese escenario, comentó, tenemos que ir a la modalidad de ingreso domiciliario, usado en el mundo y que tiene determinados protocolos y experiencias en Cuba y que en el futuro se tendrá que aplicar con mayor intensidad en el país.

“Esta modalidad sigue llevando una enorme responsabilidad institucional porque hay, desde la atención primaria, que atender a las personas que están en ingreso domiciliario, lo cual lleva un paso de visita, ir a ver cómo están casa por casa”.

El presidente añadió que también debe existir un sistema de comunicación coordinado, de modo que si el paciente presenta alguna dificultad pueda localizar al personal de salud que lo pueda atender, así como requiere de la aplicación de los medicamentos y cuidados y una enorme responsabilidad de la familia.

“Como está ingresado en la casa, la familia tiene que tomar medidas para que ese ingreso sea efectivo, pues de no ser así y en el peor de los casos esa persona sospechosa se convierte en enferma y no se tomaron las medidas adecuadas, ese caso se multiplica. Estamos ante esa complejidad en estos momentos”.

Igualmente, cuando se abren más centros, son necesarios más profesionales de la salud. “Son finitos la cantidad de centros, pero también de profesionales con los que contamos. En estos momentos no solo estamos abriendo estos centros, sino también los vacunatorios que también requieren de profesionales, para que nuestro pueblo comprenda que también se nos tensan los recursos humanos”.

Por otra parte, prosiguió, si tenemos más enfermos, hay más consumo de medicamentos, y reconoció las carencias y déficits de medicamentos, por lo cual existe una tensión en este tema.

También ha sido preciso evaluar la cantidad de salas de cuidados intensivos para evitar que estas colapsen, ante el actual incremento del número de personas que están llegando a estados críticos y graves.

Reconoció la eficiencia y el modo en el que se ha entregado todo el país a esta lucha, independientemente de los números que no por más positivos nos satisfacen. “Una sola muerte nos preocupa, lamentamos cada fallecimiento, entre ellos el de cuatro niños y ocho mujeres embarazadas. Nos duele, porque no hemos trabajado para eso sino para tratar de salvar a todos.

“Tenemos protocolos incluso para atender a los que ya han sido convalecientes de la enfermedad, y ahí está presente la vocación humanista de la revolución, todo el esfuerzo que se hace; nadie se queda sin atención, pero hay complejidades. A más centros, más circuitos que proteger en medio de las tensiones energéticas”.

El mandatario resaltó la fortaleza de contar con la vacuna Abdala y “los otros candidatos vacunales que llegarán también a ser vacunas, un camino que Soberana 02 tiene más cerca”.

“El país ha vacunado el 34% de la población de 19 años en adelante con una dosis, más del 26% con dos dosis y más del 19% con tres dosis, pero la razón de vacunación que llevamos en los últimos días respecto al escenario internacional, nos ubica en una de las mayores velocidades de vacunación y tenemos la pretensión de avanzar significativamente.

“Lamentamos todas las pérdidas, pero tenemos que reconocer cuánto se ha hecho. De no ser así esas cifras serían muy distintas, hubiera una letalidad altísima, a nosotros solo nos llegan al estadio de gravedad el 1.69% de todos los casos que tenemos. Nuestra actuación permite evitar que las personas se compliquen, dentro del estado de gravedad el 37% fallece, de los graves salvamos las dos terceras partes. De todos los casos, se ha salvado cerca del 90% y en ocasiones más del 93%. En estos últimos días este indicador se mueve sobre el 87% como parte del incremento de contagios”.

El presidente manifestó la necesidad de aplicar las vacunas de manera eficiente y adecuada, y llamó a la responsabilidad individual. “Si una persona se empieza a vacunar con una dosis o segunda dosis y no se protege, se enferma, ese ciclo de inmunización se interrumpe, porque hay que esperar entonces a la etapa de convalecencia para aplicar Soberana Plus que es la destinada a estos casos.

“Hay que tener sentido de la responsabilidad y ayudar a las vacunas, cumplir con las medidas responsables en relación a la disciplina, el aislamiento, el uso del nasobuco, el distanciamiento físico, para que, con la combinación de todos estos elementos, podamos superar este momento de la epidemia en el país, disminuir niveles de ingreso y casos activos”.

Expresó admiración por ese heroísmo creativo de la población cubana y la disposición de las personas para sobrepasar la adversidad. “Si a esos valores le alimentamos la responsabilidad individual, social y familiar, la eficiencia en el trabajo, la cultura en el detalle y calidad en lo que hagamos, tenemos las potencialidades para vencer este momento de la manera más rápida y efectiva.

“Por supuesto, si no nos hostigaran tanto, si nos dejaran trabajar con tranquilidad, si nos quitaran medidas restrictivas, nos apoyaran con insumos y carencias que sí tenemos, por supuesto que la respuesta sería mejor”.

 

 

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.