COVID-19 causó caída de la esperanza de vida más pronunciada desde la Segunda Guerra Mundial

La pandemia de COVID-19 provocó en 2020 la mayor caída en la esperanza de vida desde la Segunda Guerra Mundial, según los resultados de un estudio de la Universidad de Oxford, que analizó la situación en 29 países de Europa y América.

La investigación mostró que la esperanza de vida se redujo en más de seis meses en comparación con 2019 en 22 de los 29 países analizados en el estudio, que abarcó Europa, Estados Unidos y Chile. Hubo reducciones en la esperanza de vida en 27 de las 29 naciones.

La universidad señaló que la mayoría de las reducciones de la esperanza de vida en los distintos países podrían estar relacionadas con las muertes por COVID-19. Hasta ahora se han registrado casi cinco millones de muertes causadas por el nuevo coronavirus, según un recuento de Reuters.

“El hecho de que nuestros resultados destaquen un impacto tan grande que es directamente atribuible a la COVID-19 muestra lo devastador que ha sido para muchos países”, afirmó la doctora Ridhi Kashyap, coautora del trabajo publicado en la revista International Journal of Epidemiology.

Por su parte, el doctor José Manuel Aburto, coautor principal del estudio, indicó que “para países de Europa occidental como España, Inglaterra y Gales, Italia, Bélgica, entre otros, la última vez que se registraron disminuciones tan grandes en la esperanza de vida en un solo año fue durante la Segunda Guerra Mundial”.

La semana pasada, la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) estimó que la esperanza de vida de los hombres en Reino Unido había disminuido por primera vez en 40 años debido al impacto de la COVID-19. Se espera que un niño nacido entre 2018 y 2020 viva hasta los 79 años, frente a los 79.2 del periodo 2015-17, según la ONS.

El descenso de la esperanza de vida fue mayor en los hombres que en las mujeres en la mayoría de los países, y el mayor se produjo en los hombres estadounidenses, que vieron cómo la esperanza de vida se reducía en 2.2 años en 2020 con respecto a 2019.

En general, los hombres perdieron más de un año en 15 países, en comparación con las mujeres, que lo hicieron en 11 países. Esto anuló los avances en materia de mortalidad que se habían producido en los 5.6 años anteriores.

Kashyap hizo un llamamiento a más países, incluidos aquellos con ingresos bajos y medios, para que faciliten los datos de mortalidad con el fin de realizar nuevos estudios.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.