Hoy concluye debate de alto nivel en la ONU

En el contexto del 76 periodo de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas, numerosos países reclamaron el fin de la política de cerco económico de Estados Unidos contra Cuba, ejercida por más de seis décadas.

Al respecto, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en alocución en el evento de jefes de Estado y de Gobierno, advirtió que bajo el liderazgo y la instigación permanente de EE. UU. se está promoviendo un peligroso cisma internacional, con el uso de medidas de coerción económica como instrumento de represión política contra naciones soberanas.

Esas sanciones son evidencia de la intolerancia ideológica y cultural contra países que Washington llama adversarios por no corresponder a sus propósitos hegemónicos. Así lo denunciaron los representantes de los pueblos de Latinoamérica, el Caribe, Asia, África y Europa en Naciones Unidas.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, calificó a las medidas como «inhumanas» y «criminales», y refirió que «ponen en riesgo la vida de más de 11 millones de ciudadanos en plena pandemia, es un crimen contra la humanidad, pero al mismo tiempo es un lamentable ejemplo de cómo las decisiones de la Asamblea son incumplidas por determinados países».

Por otra parte, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, apuntó que, ante la severa crisis económica y sanitaria a nivel global, «resulta impostergable poner fin al bloqueo económico contra Cuba», y que en lugar de presiones unilaterales «debemos poner en marcha medidas de solidaridad y apoyo mutuo para impulsar el crecimiento económico», dijo.

Asimismo, el jefe de Estado de Venezuela, Nicolás Maduro, ratificó su solidaridad y apoyo a la Isla en la exigencia, por más de 27 años, en la ONU, del levantamiento inmediato de la política unilateral estadounidense contra la Mayor de las Antillas. «Venezuela alza su voz también por justicia y humanidad a Cuba, una República y un pueblo heroico», explicó.

Igualmente, el ministro de Relaciones Exteriores de Belarús, Vladimir Makei, reconoció el impacto de tales medidas en el turismo, en el sector bancario y en la iniciativa privada. «Apoyamos al pueblo hermano de Cuba, que sufre un bloqueo injusto desde hace ya muchos años, debido a la política de un solo Estado», comentó.

Además, advirtió sobre la proliferación del uso de medidas coercitivas unilaterales por parte de Occidente, como método para forzar a los países cuyas formas de gobierno no están acorde con sus intereses político-económicos.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, manifestó que el uso de medidas restrictivas unilaterales socava las prerrogativas del Consejo de Seguridad y va en contra del reciente llamado del secretario general de la onu, António Guterres, de suspenderlas, al menos durante el periodo de la pandemia. «Los países occidentales se olvidan del derecho de los pueblos a la autodeterminación cuando va en contra de sus intereses geopolíticos», expuso.

El debate de alto nivel culmina hoy, 28 de septiembre, con el llamado internacional a la unidad, el respeto a las diversidades y al multilateralismo, como principales reclamos en el plenario del 76 periodo de sesiones.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.