Lo imprescindible, lo necesario y lo superfluo en el comportamiento humano

La vida se desenvuelve en un constante movimiento individual y colectivo entre lo deseado y lo alcanzable; lo buscado y lo hallado; lo posible y lo imposible de lograr.

En este ejercicio de pensamiento analítico y generación de ideas creativas pretendemos navegar por procesos consustanciales a la vida personal y colectiva, por los circuitos de esos tres conceptos.

Sabemos que las necesidades y aspiraciones de todas las personas son crecientes, y satisfacerlas ha de ser un propósito de los líderes y gobernantes, y los demás actores del entramado socioeconómico.

En tiempo de escaseces, de dificultades; de conflicto entre lo que quiero y puedo tener; entre lo que quiero y puedo hacer; la dinámica de esa terna suele complicarse.

Para mí, queda claro que las aspiraciones han de tener ciertos límites, tratando siempre de conquistar toda la justicia social posible. Debemos tener una clara concepción de protección de la naturaleza, del medio ambiente. Debemos mantener el compromiso ético de legarle a las sucesivas generaciones un mundo mejor.

Gandhi dijo que de la naturaleza podíamos obtener lo suficiente para satisfacer las necesidad de todos, pero insuficiente para satisfacer las ambiciones de unos pocos.

Breve marco conceptual, para sacar el mayor provecho posible al intercambio.

De una manera minimalista podemos pensar en tres predicados de nuestros tres conceptos: personas, productos o cosas tangibles y actividades o intangibles.

Les propongo que en esta ocasión, nos enfoquemos en los dos últimos predicados.

No es difícil advertir que este tema da para más de una tesis de maestría científica.

Desmenucemos los tres conceptos

Imprescindible:

Imprescindible es persona o cosa que se considera necesario y no se puede dejar de tener en consideración. El término imprescindible es un adjetivo de origen latín “praescindere” que significa “cortar por delante”, con el prefijo “prae” que indica “antes o delante”, con el verbo “scindere” que expresa “cortar o divir” más el sufijo “ble”.

El término imprescindible se puede usar en diferentes ámbitos pero siempre manteniendo su carácter de necesario o importante en el contexto de que se habla, por ejemplo: en el ámbito de la química para la existencia de una reacción molecular es imprescindible la presencia de enlaces dobles o triples en la molécula; el sol es imprescindible tanto para la existencia humana como para el reino animal y vegetal, el agua es imprescindible para la vida en el planeta y los procesos productivos de la humanidad.

En referencia a lo indicado, no importa en el contexto que se usa la palabra imprescindible, lo importante es que la persona o cosa que se señala sea fundamental para la realización de una acción con el fin de generar, lograr algo o mantener las cosas iguales.

La palabra imprescindible se puede usar como sinónimo de: indispensable, vital, obligatorio, irremplazable, entre otro.

Necesario:

Necesario (del latín) es el término correlativo a «necesidad». Se entiende por necesidad una carencia o la exigencia de un objeto. La necesidad es muchas veces llamada Ananké (Ἀνάγκη) en los textos de filosofía. Lo necesario, por tanto, se define en cada caso por la necesidad que satisface.

Que debe ocurrir, hacerse, existir o tenerse para la existencia, la actividad o el correcto estado o funcionamiento de alguien o algo.

«el alimento es necesario para el ser humano»

«el deporte es necesario para la salud»

La palabra «necesario» se usa como adjetivo y como sustantivo.

«Esencial» es «algo sin lo cual no podemos hacer» y «necesario» es «algo que es importante pero que podemos hacer sin él».

Cantar y bailar es una parte necesaria de un musical.

Debido a las fuertes lluvias, hicimos los cambios necesarios a nuestro programación.

Es necesario llevar puesto el cinturón de seguridad mientras se conduce. Es necesario seguir las normas viales mientras se conduce..

Superfluo:

El adjetivo superfluo, proviene del vocablo latino “superfluus” integrado por “super”: lo que se coloca encima, y “fluere” que significa fluir, significando lo que sobra, lo innecesario o el exceso, lo que está de más, por ejemplo, en un vaso, el líquido que lo rebalsa y fluye, escapándose de él.

Con alimento superfluo nos referimos a aquellos que por su composición no nos aportan nada bueno. Son los alimentos que deberían estar en la parte más alta de la pirámide de los alimentos, es decir, que su consumo debería ser muy puntual y esporádico, debe ser la excepción y no la norma.

¿Qué son las actividades superfluas?

La condición de superflua en una actuación, o de una actividad, la determina el hecho -según esta filosofía- de que no genera valor añadido para el output (bien o servicio) que ofrece la empresa a sus clientes, esto es, son actividades que no contribuyen a mejorar la calidad del producto de la empresa.

Un sagaz escritor europeo dijo: “a mí, dadme lo superfluo, que lo necesario lo puede obtener todo el mundo”.

En una de sus canciones Silvio dijo: “lo que te falta te abandona menos”.

Preguntas para motivar el análisis y el pensamiento creativo:

¿Cómo valorar la relación entre necesidades materiales y espirituales?
¿Cuáles cinco cosas tangibles y cuales cinco actividades, valoras como imprescindibles?
¿Es posible que lo que sea necesario para una persona, sea superfluo para otra y viceversa?
¿Por qué será que mucho de lo que es muy apetecible, es dañino para la salud?
¿Concuerdas con la afirmación: “más tengo, más valgo”.
¿Te atreves a escribir una nueva pregunta que estimule el intercambio culto y virtuoso?

Recuerden que:

“La única idea inservible es la que no se comparte”.

¡Manos y mente a la obra!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.