Tras tocar tierra en Luisiana, Ida se degrada a tormenta tropical y deja a un millón de personas sin electricidad

El huracán Ida tocó tierra en Estados Unidos este domingo por la tarde con una intensidad de categoría 4, con vientos máximos sostenidos de 240 km/h, una de las mayores tormentas en alcanzar el sur del país.

La velocidad del viento comenzó a decaer a medida que el huracán fue moviéndose hacia al interior este lunes por la mañana, lo que significa un cambio a categoría 1, con vientos de 153 Km por hora.

Tras tocar tierra, la tormenta se fue ralentizando, moviéndose hacia el noroeste a 16 km por hora, según el Centro Nacional de Huracanes. El hecho que disminuyera su velocidad al llegar a la costa no es una excepción, sino una tendencia preocupante que ha estado observándose en las últimas décadas.

Cuando esto ocurre, la tormenta genera una devastación mucho mayor, dado que los vientos y las lluvias azotan una región en particular por un tiempo más prolongado.

Una persona murió cuando un árbol cayó sobre su casa en Ascension Parish, en el área de Baton Rouge.

Se estima que cerca de un millón de personas se quedaron sin electricidad en Luisiana, incluida la famosa ciudad de Nueva Orleans, la más grande del estado. Las autoridades estiman que se tardarán semanas en restablecer el servicio.

El presidente Joe Biden declaró en la noche del domingo el desastre mayor en Luisiana, liberando recursos adicionales para los esfuerzos de rescate y recuperación en el estado.

Este será un huracán devastador, devastador, enfatizó Biden, más temprano.
Los vientos de Ida al tocar tierra fueron más intensos que los del huracán Katrina de categoría 3, el cual devastó gran parte de la ciudad de Nueva Orleans en 2005.

En Bourg, Luisiana, hubo intensas tormentas con vientos huracanados. Foto: Getty Images

Imágenes difundidas por el canal local WWLT mostraron la tormenta extrema en Port Fourchon. Otro video difundido por la cadena ABC mostró uno de los momentos más intensos en ese mismo puerto petrolero ubicado en la costa del Golfo de México.

Desde el sábado, decenas de miles de residentes de ese estado huyeron mientras el huracán se acercaba a sus costas. Atascos de tráfico colapsaron las autovías de salida de Luisiana, donde los residentes de múltiples áreas recibieron órdenes de evacuación.

El huracán puso a prueba las defensas contra inundaciones de la ciudad, reforzadas después de que el huracán Katrina matara a 1 800 personas en 2005.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.